Canadá manifestó preocupación por "numerosas irregularidades" en las elecciones regionales

Remigio Civitarese
Ottobre 18, 2017

La oposición venezolana dijo tener "serias dudas" respecto a los resultados oficiales de las elecciones regionales del domingo en las que, según los datos de la autoridad comicial, los candidatos del oficialismo ganaron en la mayoría de las 23 gobernaciones.

El presidente emplazó a quienes han puesto en duda la legitimidad de la victoria oficialista en los comicios -entre los que se cuentan también Estados Unidos, la Unión Europa, varios países latinoamericanos y la oposición venezolana- a preguntarse si alguien coaccionó a las más de 11 millones de personas que votaron.

Y aún si la oposición logra arrebatarle al oficialismo el control de la mayoría de los 20 estados que gobierna, poco podrá hacer porque los gobernadores están supeditados a la poderosa Asamblea Nacional Constituyente, formada por aliados de Maduro.

Luego de que la presidenta del Consejo Nacional Electoral venezolano, Tibisay Lucena, anunciara la "victoria tajante" del chavismo, cuyos candidatos obtuvieron triunfos por encima del 50 %, los dirigentes opositores dieron una rápida rueda de prensa donde anunciaron que no reconocían los resultados y que convocarían a "actividades de calle" para manifestar su descontento.

De hecho, el lunes, Washington dijo que las elecciones del domingo no fueron ni justas, ni libres y prometió usar su poder económico y diplomático para apoyar a los venezolanos que buscan restablecer la democracia en el país petrolero. Recientemente mostraron su malestar por los acercamientos entre la dirigencia opositora y el oficialismo con miras a iniciar un diálogo para superar la crisis en el país.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que consiguió cinco gobernaciones, ha denunciado graves irregularidades en el proceso electoral y no reconoce los resultados.

Los adversarios de Maduro dijeron que se enfrentaron a complicaciones preelectorales como la inhabilitación de candidatos, confusas papeletas de votación y la reubicación de última hora de casi 300 centros de sufragio.

Con este escenario, algunos observadores creen que el clima político subirá de temperatura nuevamente.

Minutos antes, el jefe del comando de campaña de la oposición, Gerardo Blyde, declaró: "Tenemos serias sospechas, dudas sobre los resultados que van a ser anunciados al país".

"Sería el colmo de los colmos que en un evento electoral de la limpieza que este tuvo, con la participación que este tuvo, a alguien se le ocurra hablar de algún tipo de irregularidades", agregó.

Después de una controvertida votación en julio para elegir una asamblea constituyente progubernamental, Smartmatic, la compañía que proporcionó la tecnología para las elecciones, dijo que los resultados habían sido manipulados.

Otro usuario cuestionó las muertes ocurridas durante los cuatro meses de disturbios.

El diputado opositor José Guerra afirmó con otras palabras la causa del fracaso: "Nosotros mismos nos derrotamos", según el portal Caraota Digital.

La MUD solicitó "el respaldo de los pueblos, parlamentos y gobiernos del mundo, así como la mayor condena y presión contra el régimen de Nicolás Maduro", y anunció que enviará una delegación al extranjero a explicar lo sucedido y sus exigencias.

"Ningún centro de votación se ubicó a más de mil metros".

Las regionales se celebraron con diez meses de retraso sobre la fecha prevista según la ley, después de una campaña electoral marcada por las denuncias de la oposición y la sociedad civil de supuestas maniobras del CNE para desmovilizar a los votantes de la MUD. Sin embargo, opositores denunciaron trabas para ejercer su voto. "El pueblo sabe que "las agresiones vienen de la derecha, y los castigó", sentenció".

Altre relazioniGrafFiotech

Discuti questo articolo

Segui i nostri GIORNALE